Tags

, , , , , , , ,

El presente artículo tiene por objeto analizar la existencia de ventajas y desventajas de la existencia de los cluster, así como del marco teórico que las sustenta.Muchos países están tratando de desarrollar su economía local tomando como herramienta el concepto de cluster, para así potenciar ciertas áreas económicas que creen, poseen ciertas ventajas para ser desarrolladas.
Los planes de desarrollo se han basado en alguno de los modelos más reconocidos de desarrollo de cluster productivos, sin embargo, el resultado final dista mucho aún de los resultados esperados que plantean dichos modelos.

En Chile, existen numerosos ejemplos de potenciales áreas económicas que se podrían transformar en cluster, pero falta el apoyo gubernamental con políticas definidas y de largo plazo, con programas de implementación de mediano plazo y corto plazo.

La existencia de clusters exitosos, supone la existencia previa de una serie de condiciones básicas existentes sobre las cuales se establece un cluster, sin las cuales , se dificulta mucho su existencia.

Palabras Claves

Cluster, estrategia, modelos de cluster, diamante de porter, cluster en chile, estrategia de los cluster, cadenas productivas, michael porter clusters

Descripción del Entorno

La economía estudia las relaciones entre la adquisición, la distribución y el uso racional de recursos escasos y de los sistemas que las personas usan para llevar a cabo sus transacciones. En la permanente búsqueda de realizar dichas transacciones de forma más eficiente, se han planteado diversos modelos para que las empresas puedan aprovechar las ventajas geográficas, de especialización, cercanía con los proveedores, cercanía con los clientes o consumidores. Así surge el concepto de cluster, es decir , agrupaciones de empresas que pretenden beneficiarse de las ventajas de actuar en conjunto.

Según la definición de Porter, un cluster son concentraciones geográficas de empresas e instituciones interconectadas, que actúan en determinado campo, con el objeto de beneficiarse de las acciones en conjunto que se emprenden.

En la actualidad la naturaleza cambiante en la competencia entre empresas demandas nuevas formas de organización, ya que, las grandes empresas incorporan nuevos mecanismos de aprendizaje, mejoramiento continuo, reingenieria, alianzas estratégicas, fusiones y adquisiciones y es por esto que las oportunidades para las empresas se hace cada vez mas complejas.

Por lo general las empresas de menor tamaño no tienen los recursos ni las capacidades para adoptar estrategias individuales que impacten de forma significativa el mercado al cual pertenecen, es aquí donde las estrategias de agrupación en redes empresariales, la asociatividad y la cooperación son fundamentales, para competir frente a las grandes empresas.

Hoy las firmas necesitan reinsertarse en un nuevo escenario productivo, tecnológico, comercial y de negocios altamente volátil y cambiante, en esquemas de mercado ampliado e internacionalizados. Un “Cluster” tiene como objetivo maximizar la competitividad y los éxitos empresariales aprovechando las oportunidades en las redes y cadenas de valor de los productos y servicios, el éxito empresarial no solo depende de los esfuerzo propios, de las condiciones macro o de las leyes del mercado, sino también de la calidad del entorno donde se desarrolle.

Por lo general los Cluster son una concentración sectorial y/o geográfica de empresas que se desempeñan en las mismas actividades o en actividades estrechamente relacionadas lo que ayuda al encadenamiento productivo hacia atrás y hacia delante.

Los beneficios de pertenecer a un Cluster se pueden definir como:

Economías de escala: para las empresas miembros, potenciando su capacidad de ingreso y desarrollo de mercados, y aumentando sus beneficios.

Mayor competitividad: desarrollando nuevos productos, y de mejor calidad.

Permanencia en el mercado: permitiendo que las empresas que se integren tengan una mayor estabilidad, producto de las debilidades, fortalezas, amenazas y oportunidades detectadas por los miembros más antiguos

Menores costos de Investigación: Investigación conjunta que beneficia al grupo y disminuye los costos individuales

Facilidad de acceso para los clientes: La concentración de empresas en una región atrae más clientes, provocando que el mercado se amplíe para todas, más allá de lo que sería el caso si cada una estuviese operando aisladamente.

Incremento de la productividad: La fuerte competencia inducida por esta concentración de empresas genera una mayor especialización y división de trabajo.

Mayor integración de la cadena: La fuerte interacción entre productores, proveedores y usuarios facilita e induce un mayor aprendizaje productivo, tecnológico y de comercialización.

Menores costos de Transacción: La mayor cercanía con proveedores y clientes genera un menor costo de transacción.

En resumen, podemos decir que un cluster o agrupación, presenta las clásicas ventajas para sus miembros, de emprender acciones en conjunto, que por sí solas no podrían afrontar, o requeriría de mucho esfuerzo y tiempo para hacerlo.

Junto con ésto, si un cluster es exitoso, lo más probable es que se vayan formado encadenamientos en diferentes direcciones alrededor de la actividad central o base, por lo que un cluster puede resultar en un polo de atracción para otras empresas.

Muchos autores mencionan que en general, las ventajas competitivas de la concentración son:

Atracción proveedores

Mejora oferta de factores

Efecto positivo sobre costos (Ventajas de la especialización)

División externa del trabajo y especialización productiva de las empresas.

Fluido eficiente de informaciones

Facilidad para tomar acuerdos (Ventajas de la integración)

Relaciones de confianza

Intercambio conocimientos estratégicos

Modelos de Desarrollo de Clusters

Diversos enfoque teóricos intentan responder la pregunta de por que se forman y desarrollan los clusters productivos, entre ellas podemos encontrar:

1. Teoría de la localización y de geografía económica1

Este modelo se enfoca en los costos de transporte, y explica porqué algunas actividades se ubican cerca de las fuentes de recursos naturales, y otras cerca de los clientes.

2. La teoría de los encadenamientos hacia atrás y hacia delante2

Esta teoría de Hirschman plantea cómo y cuando la producción de un sector es suficiente para satisfacer el umbral mínimo o escala mínima para hacer atractiva la inversión en otro sector que éste abastece (encadenamiento hacia atrás) o procesa (hacia delante).

3. La teoría de la interacción y los distritos industriales

Este modelo plantea que la interacción intensa en una localidad genera derrames tecnológicos y economías externas y de escala para el conjunto de empresas del distrito que no podrían ser internalizados de estar cada empresa interactuando con las otras a gran distancia.

4. El modelo de Michael Porter (Diamante)3

Plantea que la diversidad e intensidad de las relaciones funcionales entre empresas explican la formación de un complejo productivo y su grado de madurez. Estas relaciones se refieren a los cuatro puntos del diamante, es decir, de las relaciones de apoyo, con productores de insumos complementarios y con proveedores de insumos y factores especializados.

5. Las referidas a los recursos naturales4

Este modelo se basa en los recursos naturales disponibles y abundantes en cierta unidad económica, tales como, industria del salmón, cobre, celulosa, etc.

6. Las referidas al sustrato común

Todas las hipótesis explicativas de formación de complejos productivos tienen en común la noción de que la competitividad de la empresa es potenciada por la competitividad del conjunto de empresas y actividades que conforman el complejo al cual pertenecen. Este modelo se basa en que las empresas de la cadena de valor se potencian mutuamente.

Las premisas claves para formar un cluster son:

*Ninguna empresa o industria puede sostenerse por si sola

*Sin apoyo no podrán implementar sus decisiones

*Para ser competitiva necesita contar con el apoyo de actores clave

*El apoyo tiene un costo

*Se puede conseguir apoyo de parte de otros actores

*Si no consiguen el apoyo, carecen de fuerza para surgir

Visión Crítica

Los cluster constituyen una potente herramienta para el desarrollo de políticas económicas a escala regional ya que representan por un lado, una nueva forma de pensar sobre la economía y la organización del desarrollo económico en un determinado campo de actividad y, por otro lado, potencian la creación de importantes interrelaciones entre empresas y sectores en cuanto a tecnología, cualificaciones, información, marketing y necesidades de los clientes lo que representa un aspecto fundamental para dirigir y dinamizar el ritmo de la innovación.

Independientemente del modelo que pretenda describir la existencia de un cluster podemos decir que los cluster influyen en la competitividad en tres aspectos:

1.- Incremento de la productividad y la eficacia

2.- Incrementa la capacidad de innovar

3.- Estimula la creación de otras empresas y la comercialización

Sin embargo, existe una brecha importante entre el éxito alcanzado por los cluster y las ventajas que describen los modelos teóricos propuestos.

Todos los modelos parten de una base que existe una plataforma estructural que soporta al cluster en aspectos tales como: infraestructura vial, servicios públicos, personal capacitado, empresas de servicios básicos, proveedores idóneos en calidad y cantidad, políticas públicas que fomenten su desarrollo, espíritu empresarial, información compartida, confianza mutua, etc.

Sin embargo, la realidad es que en muchos áreas económicas en donde se desarrolla un cluster no existen todos estos componentes estructurales, o se encuentran en niveles de desarrollo inferiores a los necesitados, por lo que el establecimiento de un cluster se ve afectado, aumentando el tiempo necesario para lograr la madurez requerida, incluso puede terminar por disolverlo.

Es por ellos que resulta atractivo que existan políticas formales de promoción para el desarrollo de clusters o conglomerados industriales en torno a una ventaja competitiva. Una estrategia de desarrollo que impulse la consolidación de estos complejos representa un verdadero potencial de desarrollo.

Las políticas selectivas de desarrollo juegan un papel fundamental para desarrollar o fortalecer alguna parte de la cadena de valor necesaria principalmente en la etapas incipientes de los clusters.

Por ejemplo en Chile, el Cluster minero está implementando una política de desarrollo del capital humano, y encargó un estudio denominado “Levantamiento y perfil ocupacional crítico y desarrollo de traducciones formativas”, cuyo objetivo es contribuir a que las empresas del cluster minero cuenten con las herramientas para identificar las brechas laborales y dispongan de estrategias para abordar ese tema. “Si bien la idea es identificar cuáles son los perfiles laborales más importantes, también se busca caracterizar el mercado”.

Considerando la experiencia chilena, resulta fundamental que exista una declaración formal del gobierno para el desarrollo de clusters económicos, ésto debido a que si esperamos la formación espontánea, probablemente tome mucho tiempo o finalmente nunca suceda.

La formación espontánea de un cluster, adolece de los mismos inconvenientes de la asociatividad, tales como la falta de cultura de cooperación entre las empresas, es decir, falta visión para competir y hacer frente a las amenazas en forma organizada, el grado de legitimidad y elegir un representante, desconfianza entre empresarios, falta de políticas que fomenten la asociatividad, falta de coordinación para agregar demanda con estándares similares, etc.

El listado de los inconvenientes o limitaciones que enfrenta la asociatividad, como paso previo para el desarrollo de un cluster, son enormes, pero se podría resumir en que falta una organización formal que permita alinear los objetivos de sus miembros, con poder resolutivo y que cuente con políticas gubernamentales que les dé el sustento estructural para su desarrollo.

El mayor valor de la asociatividad es la capacidad de resguardar los derechos, contribuir a la generación de propuestas y la implementación de soluciones colectivas a los problemas.

Una comunidad que actúa asociativamente y busca la manera de resolver la desigualdad, la inequidad y la injusticia asegurara el crecimiento sustentable basado en el esfuerzo colectivo, participativo y democrático.

Un ejemplo de que con visión y voluntad se puede formar un cluster exitoso, es el caso de Saskatchewan, provincia agrícola del oeste de Canadá en el campo de la biotecnología. Especialmente el desarrollo de nuevas variedades de raps. Y es a partir de ahí que dejaron de ser una provincia agrícola y se transformaron en un cluster de agrobiotecnología de nivel internacional.

Fue a principios de los ’80 cuando el gobierno provincial decidió dar un nuevo impulso a la zona. Su opción fue establecerse como una base local de investigación para la agroindustria. Pero no en cualquier producto. Decidieron concentrarse en nuevas tecnologías para el raps.

En los siguientes 15 o 20 años desarrollaron capacidad local, atrajeron a algunas de las mayores multinacionales del mundo y, finalmente, la comunidad terminó comercializando cuatro o cinco de las más grandes nuevas tecnologías en las variedades de esta especie.

En este caso, ellos se organizaron y analizaron como crear clusters basados en la ciencia, particularmente en el área de la agroalimentación, definieron un plan de implementación y lo ejecutaron.

Este ejemplo comparte una de las mismas características de todos los cluster exitosos, que es que existe un rol activo del gobierno y en muchos casos proactivo.

El próximo paso es que existan políticas formales del gobierno para que en las próximas décadas surjan cada vez más clusters. Esto generará que en lugar de competir, los empresarios se vuelven socios; es decir, se complementan unos con otros, y superen la etapa de verse entre ellos como competidores, si no más bien, como socios en la cadena de valor.

Conclusión

En el caso chileno, muchos autores, coinciden en que si bien existen varios cluster muy conocidos, en general las condiciones de muchas economías locales carecen de la infraestructura necesaria, de capital humano capacitado, de falta de capital social, lo que representan realidades muy alejadas de las condiciones

descritas en los libros de texto sobre los clusters en los países desarrollados.

Estas limitantes impiden incluso, que se sienten las mínimas bases para la asociatividad como paso previo a un cluster constituido.

Las políticas y programas que intentan fortalecer los clusters, deben por lo tanto empezar por reconocer estas deficiencias y tratar de incidir sobre lo básico, es decir, preocuparse de mejorar la educación y las destrezas, de construir capacidades en tecnología, de abrir el acceso a los mercados de capital y de mejorar las instituciones.

El dejar que la “mano invisible” de Adam Smith realice todo el trabajo, no nos asegura que se desarrollen de forma espontánea cluster exitosos. Desde la perspectiva estadística, es mejor que modifiquemos el escenario, para que las probabilidades de éxito se inclinen a nuestro favor, y para ello se deben crear las condiciones necesarias basadas en políticas establecidas por el gobierno.

En Chile, el gobierno ha dado tibios pasos en este camino, por el temor a que lo tilden de interventor económico o un pseudo “planificador central”, sin embargo, basados en la experiencia de otros países, lo que se requiere, es crear las bases, y bases significa contar con infraestructura, personal capacitado, acceso a financiamiento, soporte tecnológico y un agente que pueda coordinar todo esto en beneficio de los empresarios miembros del conglomerado.

En general, todos los modelos de cluster planteados son perfectamente aplicables a cualquier área o actividad económica que se quisiera desarrollar, lo importante es tener la determinación de llevarlo a la práctica.

Por ejemplo, Chile podría tener un cluster en el cultivo de algas para la elaboración de medicamentos, pero no existe la voluntad política para implementarlo, mientras tanto países como Indonesia o Filipinas, han visto una alternativa atractiva en este negocio.

En la medida que sigamos pensando que la asociatividad exitosa, es entregarles computadores e internet a los empresarios, estamos muy lejos y desenfocados del camino para desarrollar verdaderos focos económicos en las regiones de nuestro país.

Claramente, los modelos de cluster planteados, describen el funcionamiento de cluster exitosos, pero parten con una base de sustentación existente y que funciona adecuadamente.

Tenemos mucho por hacer, pero el primer paso es tomar la determinación que queremos tener más cluster en el país, y posteriormente , proponer las áreas económicas en que se invertirán los esfuerzos para su desarrollo.

Bibliografía

*Porter, Michael (1999): Los cluster y la estrategia, Revista Trend Management Volumen 1 Nº1, Chile

*Ramos, Joseph (2001): “Complejos productivos en torno a los recursos naturales ¿Una estrategia prometedora?”, artículo publicado en el libro No 61 de la CEPAL: “Apertura y (des)encadenamientos –reflexiones en torno a los lácteos-“, Santiago

*Fredy Wompner y René Fernández (2008): “Los encadenamientos industriales y formación de cluster como modelo de desarrollo endógeno”, Expansiva

*Larroulet, Cristián (2005): “X Región de los Lagos: Chile ya posee un cluster”, Informe Cien, Universidad del Desarrollo, Santiago

*Dirven, Martine (2000): “El cluster: un análisis indispensable … una visión pesimista”, CEPAL

_______

1Borges Méndez, R. (1997): “The new geographical economics, natural resource-based development and some policy challenges for Latin America”, Santiago de Chile, CEPAL, abril, mimeo.

2Hirschman A (1957): «The strategy of Economic Develoment», Yale University, New Haven

3Michael Porter (1990): La Ventaja Competitiva de las Naciones, Ed. Vergara, Buenos Aires

4Scott (1964): «the staple theory of economic growth»