Tags

, ,

Los modelos representan en forma abstracta una realidad que se pretende analizar. Los modelos nos permiten analizar, explicar y simular una realidad que puede ser muy sencilla o muy compleja, y dependerá de los niveles de detalle que se quiere incorporar al modelo.

En la literatura existe una gran variedad de modelos conceptuales. A continuación se presentan los más reconocidos que nos pueden ayudar a entender el concepto de Modelo de Negocios.” />

Modelos de Innovación

Afuah (2003) propone dos grupos de modelos de innovación. Los Estáticos, que explican los factores que afectan la capacidad innovadora de las organizaciones en un momento determinado del tiempo y los Dinámicos, lo enfocan desde una perspectiva longitudinal y exploran la evolución de los procesos innovadores de las empresas.

Modelos Estáticos

La innovación tiene dos tipos de impacto en la empresa. El primero es que el conocimiento exige al máximo la habilidad productiva de la empresa, los cambios en el conocimiento implican cambios en la habilidad de la empresa para ofrecer un nuevo producto. Así, una innovación se puede definir en términos del nivel de impacto que produce en la capacidad productiva de la empresa. Esto se conoce como Perspectiva Organizacional de la Innovación.

Según ésta perspectiva, una innovación es considerara radical si el conocimiento tecnológico requerido para desarrollarla y explotarla es muy diferente al conocimiento existente en la organización, haciendo que ese conocimiento sea obsoleto. Este tipo de innovaciones es conocida como “destructora de la competencia” (Tushman y Anderson, 1986), según éstos autores, los cambios importantes se producen después de una innovación tecnológica discontinua. La competencia destructora discontinua requiere de nuevas habilidades, y conocimiento para ser incorporado a los procesos o al desarrollo de producto. Las habilidades requeridas para un cambio tecnológico relevante, provocan cambios de estructura y poder en las organizaciones. Es por ello, que es más común observar los grandes cambios en nuevas organizaciones, ya que es más fácil implementar dichos cambios radicales.

Una innovación es incremental cuando el conocimiento requerido para el desarrollo de un nuevo producto o servicio se construye sobre el conocimiento existente al interior de la organización o sobre un conocimiento que está en el exterior y que puede ser incorporado a la organización (contratación de personal, contratación de consultorías, capacitaciones, etc.). La mayoría de las innovaciones se producen en forma incremental, es decir, se construye sobre algo existente, y se mejoran los procesos.

Las empresas que inician cambios tecnológicos mayores, tendrán tasas de crecimiento mayores que otras empresas de la competencia.

Una innovación es radical cuando el nuevo producto o servicio es tan superior que hace obsoletos a los productos existentes. Y es incremental cuando su introducción en el mercado no impide que los productos existentes desaparezcan.

Modelo de Albernathy-Clark

Según este modelo el impacto de la innovación tecnológica permite conocer el potencial empresarial para aprovechar las innovaciones, detectar las tendencias tecnológicas y de mercado, y así enfocarse en un segmento o nicho para materializar un negocio.

Este modelo plantea que existen dos tipos de conocimiento para la innovación: conocimiento tecnológico y conocimiento de mercado. Esto propone que una empresa puede contar con tecnología obsoleta y seguir vigente en el mercado. Las innovaciones las clasifica en según su impacto en Regulares: si conserva las capacidades tecnológicas y de mercado existente, es cuando las innovaciones se dirigen a los mismos clientes, esto implica el aprovechamiento de las mismas capacidades existentes en la organización.

Nicho: si conserva las tecnologías pero hace obsoletas las de mercado, es cuando surgen nuevas oportunidades de mercado, derivado de la innovación en productos conocidos;

Revolucionaria: si hace obsoletas las capacidades tecnológicas, pero mantiene las del mercado y  Arquitectónica: si ambas capacidades, las de mercado y tecnológicas se hacen obsoletas, y se requerirán cambios mayores para que la empresa pueda mantenerse en el mercado, es decir, la innovación genera un salto cualitativo y permite la aparición de nuevos sectores de negocio, nuevos competidores, y nuevas relaciones de mercado.

Figura 1: Modelo de Albernathy-Clark

La matriz identifica el grado en que una innovación tecnológica realiza un quiebre drástico con la situación y tendencias del mercado o las mantiene. Según el tipo de innovación tecnológica que se produce, permite analizar el impacto en los procesos de comercialización, ventas, distribución, y otros procesos internos.

El eje X se refiere al sistema tecnológico con dos posibilidades, una en donde se mantiene la situación del negocio, y otra en donde se produce una ruptura por el impacto del cambio tecnológico introducido. El eje Y se refiere al sistema comercial y a las reglas de mercado en el sector, en donde existen dos opciones, mantenimiento o ruptura.

Modelo de Henderson-Clark

Estos autores sugieren que las innovaciones están hechas de componentes interrelacionados y que para desarrollarlas requiere de dos tipos de conocimiento, el de Componentes y de Arquitectura,  que se refiere a los vínculos entre los componentes. Una innovación puede impactar un componente de conocimiento o de arquitectura o a ambos en diferentes grados.

Esta figura muestra que existen dos tipos de innovaciones, innovaciones que cambian el diseño de los conceptos claves existentes de una tecnología y las innovaciones que cambian las relaciones entre ellas.

Según este modelo se definen cuatro tipos de innovación. (1) Incremental: es cuando una innovación mejora los conocimientos del componente y del conocimiento de arquitectura. (2) Radical: es cuando destruye el conocimiento de componente y el de arquitectura. (3) Arquitectura: si destruye conocimiento de componente y se mejora el conocimiento de arquitectura. (4) Modular: si destruye conocimiento de componente y mejora el de arquitectura.

Figura 2: Modelo de Henderson-Clark

Un ejemplo de una innovación modular es el cambio de los teléfonos celulares análogos por los digitales. Dependiendo del grado del impacto del cambio tecnológico, podemos decir que el reemplazo de los celulares análogos por los digitales fue una innovación que cambió el concepto del diseño central del producto sin cambiar la arquitectura del producto.

Modelo de Christensen

Según éste autor, las empresas establecidas fracasan en explotar las tecnologías disruptivas o rupturista, no porque no capten la esencia de la innovación, o porque las tecnologías son competitivas, sino que fracasan porque pasan demasiado tiempo con sus actuales clientes, sin pensar en cuáles serán sus futuros clientes.

Para Christensen, existen tres tipos de innovaciones en los mercados. A la primera, la denomina “sustaining innovations”, que son aquellas innovaciones que mejoran productos o servicios ya establecidos. Aviones más rápidos, computadores más veloces, alimentos más saludables, etc. Estas innovaciones de “mejoramiento” son perfectas para atender al grupo que Christensen califica como “undershot customers”: los consumidores para quienes los productos y servicios que consumen todavía no cumplen sus expectativas, es decir, “Consumidores no satisfechos” dispuestos a pagar un precio más alto por un mejor producto

Este modelo plantea que las tecnologías disruptivas se orientan a clientes que no son usuarios actualmente, por tanto son capaces de crear nuevos mercados.

Para Christensen, esta es la fuente de las “innovaciones de ruptura de nivel bajo” (Low-end disruptive innovations), el segundo tipo en su clasificación. Estas innovaciones se presentan con precios más bajos, son más especializadas y enfocadas a las expectativas del consumidor.

Modelo de Teece

Este autor propone un modelo que considera dos factores que son relevantes al momento de rentabilizar una innovación: (1) Facilidad de ser Imitada y (2) Activos complementarios. La imitabilidad puede venir de la propiedad intelectual, protección de la tecnología o del hecho que los imitadores no tienen las competencias para imitar la tecnología. Los activos complementarios son las capacidades que la empresa necesita para explotar la innovación (equipos, personal, conocimiento, cadena de valor, marca, etc.)

Figura 3: Modelo de Teece

Este modelo es interesante porque recoge una realidad que muchas veces hemos escuchado, donde un invento innovador no siempre beneficia a su inventor, ya que dependerá del modelo de negocio que elija para su difusión, y de los poderes de negociación que tengan los actores de la cadena. Bajo este esquema resulta importante que el innovador piense no sólo en el producto o proceso, sino que también como traspasará esta innovación al mercado, con tal que pueda obtener el máximo beneficio posible.

Modelos Dinámicos

Los modelos estáticos presentados anteriormente son de poca utilidad cuando se trata de reflejar los cambios permanentes que experimenta una industria en cuestión. Es por ello que se torna relevante incorporar factores que permitan ajustar el modelo a los cambios que experimente el medio, y que el propio modelo genere conocimiento con tal de mantener una retroalimentación circular que le permita un crecimiento desde la perspectiva de un sistema.

Para abordar este tipo de realidades más complejas, se han propuesto una serie de modelos que buscan captar los aspectos dinámicos del proceso competitivo.  Estos modelos tienen por objetivo capturar la influencia de las decisiones estratégicas de las empresas y la realidad estructural de las industrias donde éstas se desarrollan.

Los modelos dinámicos consideran la utilización de los recursos mediante la cadena de valor y el conocimiento externo que es incorporado a la empresa para lograr obtener una ventaja competitiva sostenible.

Bajo este enfoque, las actividades o acciones de innovación que realice una empresa deben contribuir a reforzar las actuales capacidades de la empresa o desarrollar nuevas capacidades. Estas iniciativas de innovación deben generar nuevo conocimiento, el cual debe ser materializado en innovaciones que generen valor, deben proteger las actuales capacidades mediante la creación de barreras a la imitación, y debe vencer la inercia de la organización de no hacer cambios. La innovación tecnológica tiende a confundirse con la estrategia competitiva, ya que la innovación es parte de ésta última y facilita su ejecución.

Se han propuesto diferentes modelos que permiten recoger los factores de los entornos dinámicos que afectan el desempeño de una empresa. Se han propuesto modelos que permiten: analizar el rendimiento de las tecnologías, evaluar el impacto de una tecnología, diseñar organizaciones innovadoras para erradicar la inercia, y estimular la creación de nuevo conocimiento tecnológico.

Modelo de Abernathy y Utterback

Este modelo se centra en el desarrollo de modelos explicativos que permiten captar la dinámica del proceso de innovación.

Según estos autores los cambios incrementales en proceso pueden estar relacionados con los cambios incrementales en el producto. Ellos proponen un modelo cíclico que fue inspirado en el modelo de ciclo de vida de producto, en el cual las etapas se van repitiendo en el tiempo. De acuerdo con este modelo, cuando un producto nuevo surge, también surge un patrón predecible de desarrollo tecnológico.

Figura 4: Modelo Industrial de Productos y Procesos de innovación

(Tomado de paper de P.Milling, 2000)

El ciclo consta de tres fases, cada una de ellas implica tomar diferentes decisiones estratégicas para ser gestionadas adecuadamente. La primera fase se lleva a cabo las innovaciones del producto. La segunda fase se caracteriza por innovaciones de proceso y la última se refiere a innovaciones que producen cambios en productos y procesos simultáneamente. Los objetivos que están implícitos a lo largo del ciclo son las mejoras de calidad, el aumento de las prestaciones y la reducción de costos.

Modelo de Foster

Este modelo distingue tres fases en la evolución de la tecnología y el fruto que de ella puede extraer una empresa. En la primera fase, la tecnología es inmadura y las ventajas obtenibles son menores, en esta etapa los costos de inversión pueden ser elevados y los beneficios muy bajos. La segunda fase es la de la explosión y crecimiento de la tecnología y la rentabilidad. La tecnología mejora rápidamente y su efecto en los productos y procesos es evidente, con resultados positivos. En la última fase, la tecnología ha madurado y el rendimiento de las inversiones es elevado, se entiende que se ha llegado al límite de la tecnología.

El modelo “S” explicita las posibilidades de agotamiento en la explotación de una tecnología al madurar, y ayudó a entender la desaparición de algunas empresas que, sumergidas en su tecnología madura, son desplazadas por nuevas empresas que utilizan tecnologías más avanzadas capaces de proporcionar niveles de rendimiento y desempeño muy superiores a los existentes. Moverse sobre la curva significa que se producen mejoras incrementales con la tecnología existente, mientras que un salto de una curva S a otra significa la adopción de una nueva tecnología. Este modelo propone que la innovación en una industria se mueve a través de una sucesión de ciclos tecnológicos.

Para Foster, es relevante que las empresas deben “adoptar nuevos modelos mentales” y diseñar “estrategias flexibles” que se adapten a un mercado en evolución, mientras “las empresas se construyen con voluntad de durar”, el mercado se alimenta de la creación y la destrucción constante. Por tanto, el éxito se basa en adoptar esa necesidad de cambio permanente.