Tags

, , ,

Un poco más de un millón 750 mil son los emprendedores en el país. La mayoría de ellos tienen entre 45 y 64 años y poseen educación media completa. Un tercio del total se dedica al sector comercio.

Desde comienzos de esta década, el emprendimiento cobró un nuevo aire en el país, avalado por el buen cliclo que exhibió la economía.

Si hasta hace unos años esta actividad era considerada como pasajera o especulativa, hoy es vista como un motor de desarrollo que requiere sostenerse en el tiempo por los beneficios personales, familiares y de país que trae consigo.

En Chile, los emprendedores que iniciaron su actividad como independientes desde 1940 a 1970 llegaban al 10,1%. En la década del 80 subieron al 12,2%; en los 90 escalaron al 19,4%; en el 2000 alcanzaron al 33,8%; y sólo en los primeros tres años de esta década (2010-13) se registra un 24,5%, según datos recogidos por la Tercera Encuesta sobre Microemprendimiento 2013, elaborada por la división de estudios del Ministerio de Economía.

Si bien en una primera etapa los emprendedores fueron inmigrantes que creaban sus primeros negocios -gran parte de ellos ligados al comercio-, hoy están mucho más diversificados en cuanto a origen, actividad, edad y motivación.

A juicio del vicepresidente ejecutivo de Corfo, Eduardo Bitrán, si bien se ha avanzado, “en Chile todavía falta, porque el emprendimiento implica que se tomen riesgos, implica explorar ámbitos y hacer nuevas propuestas. A veces, ser un poquito disruptivo… y hay riesgos de fracaso, es la naturaleza del emprendimiento. Nuestra sociedad todavía es muy castigadora, castiga excesivamente el fracaso y eso es un problema”, advierte.

Pero más allá de las definiciones, ¿quiénes son los emprendedores en el país? En total son 1.753.505 personas, según la más reciente encuesta sobre Microemprendimiento del Ministerio de Economía. De ellos, la mayor parte son hombres: 62,1%, mientras que el 37,9% restante corresponde a mujeres.

Gran parte de los emprendedores se concentra en la Región Metropolitana: 677.596, seguida por la del Biobío, con 182.193 emprendedores y Valparaíso, con 173.309. En tanto las regiones con menos emprendedores son Aysén (17.364) y Magallanes (17.592).

El 63,1% de ellos son jefes de hogar, con un nivel de estudios que en un 27,7% es de educación media completa.

¿Qué edad tienen? La mayoría de ellos, el 53,1%, se ubica en el rango etario de 45 a 64 años.

Los motivos que señalan para emprender corresponden en su mayoría a alguna oportunidad de mercado (65,9%). Sólo un 34,1% dice que lo hace por necesidad y un tercio de ellos se dedica al sector comercio (33,3%).

Más de un tercio de los emprendedores señala que le gusta no tener jefe, un 19,5% señala que ser emprendedor le permite realizar tareas domésticas y/o dedicarse al cuidado de terceros y otro 15,9% afirma que le permite ajustar las horas trabajadas según haya más o menos trabajo por temporada.

En cuanto al nivel de ingresos, cerca del 40% de los emprendimientos genera utilidades mensuales que son menores o iguales al salario mínimo ($ 210.000). Sólo un 29,6% de los emprendedores ha pedido un crédito alguna vez. De los que no lo han solicitado, un 32,6% señala que no lo necesita y un 21,0% que no se lo otorgarían.

Por otro lado, un 76,7% de las deudas con fines del negocio están a nombre del emprendedor y no del negocio. Un 40,8% de los emprendedores con préstamo vigente tiene un crédito de consumo.

Un 31,8% de los emprendedores no cuenta con ningún computador o tablet y sólo un 36,3% utiliza internet para su negocio. De los que no tienen computador, un 50,2% no lo cree necesario debido al tamaño o tipo de su negocio, mientras que un 29,9% no sabe cómo usarlo y un 17,4% no tiene los recursos. Dichos porcentajes para quienes no usan internet son 45,3%, 39,6% y 12,9%, respectivamente.

Hay también un alto grado de informalidad. La misma encuesta de microemprendimiento señala que 847.097 emprendedores, el 48% del total, no ha iniciado actividades ante el Servicio de Impuestos Internos. La razón más común es que consideran su empresa demasiado pequeña para hacerlo (39%), seguida por la percepción de que no hay beneficios en formalizarse (24%).

El Global Entrepreneurship Monitor (GEM), un estudio que mide la actividad emprendedora y sus condicionantes en el que Chile participa desde 2002 y que en nuestro país es liderado por la Universidad del Desarrollo, también recoge la mayor disposición a emprender que se está afirmando en Chile.

El informe nacional del GEM más reciente disponible, de 2012, señala que hace nueve años el porcentaje de la población chilena con intenciones de emprender era de sólo un 8,7%. Pero hace dos años la cifra se quintuplicó, llegando hasta el 43%. Los emprendimientos nacientes, en tanto, se elevaron desde el 11,1% a 23%, mientras que el promedio de la Ocde llegó al 8%.

En términos de percepción sobre las oportunidades de emprender, el estudio de 2012 arrojó que la cifra aumenta de 49% a 65%, superando la media mundial de 42,36% ese año.

La publicación también aborda el miedo al fracaso que conlleva la posibilidad de emprender. En este sentido, la medición del año pasado arroja que el porcentaje de población adulta que manifestó que esto le impide emprender se ubicó en un 32%, superando el registro del 2011 (27%) y 2010 (22%).

La tolerancia al riesgo es probablemente uno de los sellos distintivos de los emprendedores. De acuerdo con un informe de 2013 de la Corporación Andina de Fomento, los principales rasgos sicológicos de los emprendedores son un mayor nivel de orientación al logro y tolerancia al riesgo, además de autonomía, control interno, innovación y creatividad, autoeficacia y capacidad de realizar múltiples tareas a la vez.

Fuente:

La Tercera

Autor: Carlos Varela