Tags

, , ,

Permanentemente la tecnología ha sido la herramienta para impulsar los modelos de negocios, los cuales pueden ser implementados más eficientemente cuando la tecnología es capaz de disminuir los costos de transacción a los cuales se ven enfrentadas las empresas.

Las empresas, en su contante búsqueda de elementos para disminuir los costos de transacción, vieron en la década de los 90, el surgimiento de un nuevo concepto que prometía eliminar las barreras de transacción, intermediarios, eliminación de inventarios y sus costos asociados, hasta potencialmente , eliminar la necesidad de contar con infraestructura física, y realizar todas las operaciones de la empresa a través de la web.

Se inició así, el surgimiento de las empresas “punto com” que maravillaron a las empresas establecidas, por ofrecer la posibilidad de disminuir sus costos de transacción, al punto de no requerir más que computadores, internet y un buen catálogo de productos, el resto los harían los propios clientes y empresas proveedoras de servicios “punto com”.

La aparición de la internet motivó a muchas empresas a subirse rápidamente al carro tecnológico y aprovechar de esa forma la nueva ventaja competitiva. La sensación era que las que no se sumaban, pronto acabarían por sucumbir ante sus competidores más tecnológicos.

Sin embargo, no todas las empresas que incorporaron internet a sus negocios triunfaron en el mercado, principalmente porque el creer que la tecnología, por si sola, hará mas rentable una empresa, es una visión sesgada y la prueba más palpable, fue la caída de las empresas “punto com” al finales de la década del 90.

El principal motivo de la caída de las “punto com” fue que los empresarios pensaron que la tecnología, que en este caso se llamaba internet, volvían obsoletos los conceptos tales como: competitividad, estrategia, cadena de valor, productos únicos y diferenciados, eficiencia en la producción, atención personalizada, red de distribución física, etc.

Un factor importante a considerar, es que no hay que perder la perspectiva que internet, al igual que otras tecnologías, es una herramienta tecnológica y que cuando hablamos de tecnología, debemos asociarlo con el concepto “herramienta”. Ésta herramienta será el canal o medio que nos permitirá alcanzar un objetivo definido en base al tradicional concepto llamado “estrategia”.

El concepto estrategia sigue tan vigente hoy, como lo ha sido antes, lo relevante, es que podamos incorporar las nuevas tecnologías como parte de las herramientas para la implementación de la estrategia.

El presente trabajo tiene por objeto reafirmar la validez de los conceptos tradicionales que forman parte de la estrategia, la cual tiene una dimensión atemporal , y que incorpora los nuevos cambios que se producen constantemente en el entorno. Estos cambios que hoy llamamos internet, no sólo son extensivos a la tecnología en general, sino que también a los cambios económicos, sociales, políticos y culturales.

Modelos de Negocios

Desde que el hombre comenzó a intercambiar bienes en las antiguas culturas, hasta la actualidad, siempre han existido los siguientes factores que son parte del proceso comercial:

• Existencia de una necesidad
• El Producto/Servicio
• Contacto con el cliente
• Contacto con los Proveedores
• Precio de transacción

Todas las acciones que realizan las empresas se enfocan en mejorar cada una de estas etapas del proceso comercial, y para ello definen Modelos de Negocios el cual propone un camino para lograr el éxito.

Estos Modelos de Negocios son el medio por el cual una empresa pretende generar sus beneficios, los cuales van cambiando al ser influenciados por el entorno, las tendencias de management, y las tecnologías disponibles, con el objeto final de lograr generar nuevos beneficios.

La aparición de la web como cualquier nueva tecnología, inducirá a la redefinición de los modelos de negocios establecidos.

La tecnología a dado paso al concepto de economía de la información, la cual no cambia el concepto de economía industrial, sino que se integra y forma parte de ella.

Por muy pequeña sea una empresa o el mercado en que se encuentra, siempre están en permanente búsqueda de alternativas que les permitan mejorar algún aspecto del proceso comercial de su modelo de negocio. Para ello las empresas deben definir una estrategia para construir o fortalecer alguna de sus ventajas competitivas.

Vigencia de las Ventajas Competitivas

Una ventaja competitiva es una característica que diferencia a un producto, servicio o empresa de sus competidores, por lo que para que ésta característica sea llamada ventaja, tiene que ser única, diferenciadora, valorada por el mercado y comunicada.

La existencia de las ventajas competitivas van asociadas a la estrategia competitiva, que tiene como propósito definir las acciones que se deben realizar para obtener mejores resultados en cada uno de los negocios en los que interviene una empresa.

Esto significa que se debe pensar en los productos o servicios que la empresa entrega y las características que debe tener para ser exitoso.

Estos productos o servicios son el punto de encuentro entre la oferta y la demanda, por lo que el éxito al que se hace referencia, está condicionado por la capacidad de la empresa para superar a la competencia en base a la satisfacción de las necesidades que demandan los clientes.

Basado en ésto, toda empresa requiere mejorar su posición competitiva para lograr un mejor desempeño en el sector industrial en que se encuentra inserto y satisfacer las necesidades de los clientes a través de productos o servicios que ofrece.

Para ello, la empresa debe identificar los factores que componen su cadena de valor, luego realizar un análisis del impacto de las posibles medidas para mejorar su cadena de valor, y posteriormente realizar un plan de implementación de las medidas de mayor impacto en la cadena.

GALL