Tags

, ,

La innovación es considerada como uno de los factores cruciales de las empresas para sobrevivir y competir. Para las empresas, la innovación en los sistemas de producción, procesos y conocimiento son vitales puesto que aseguran su permanencia. En muchos casos, cuando se habla de innovación, se refieren principalmente a innovación en productos o procesos pero poco se habla de la interacción entre ambos, que es lo que finalmente genera el mayor valor para una organización.

 

La innovación es un proceso realmente complejo, puesto que las organizaciones y los medios en los cuales se desenvuelven, son dinámicos lo que dificulta la implementación de una innovación que desarrolle una empresa, puesto el tiempo entre el análisis del mercado, la evaluación de una idea de innovación, la toma de la decisión de implementar una innovación y finalmente su puesta en marcha, puede significar que ya es tarde para su implementación, o la competencia puede copiar rápidamente esa innovación, y como resultante la empresa puede que no obtenga los beneficios esperados.

Producto de la complejidad de innovar y su alto riesgo, es que se torna necesario gestionar el proceso de innovación como si fuese un proceso más de organización, el cual debe considerar las interacciones que se producen entre el producto, procesos, conocimientos y el medio.

En este punto es donde los modelos de innovación y las metodologías de simulación ayudan a las organizaciones a evaluar las diversas opciones de innovación antes de incurrir en inversiones o toma de decisiones que pueden poner en riesgo a la empresa.

En general, las grandes innovaciones han surgido de un solo individuo que mediante una idea, o modelo mental, logran desarrollar todo un concepto exitoso. Sin embargo, nunca nos detenemos a hablar de todos aquellos como usted o como yo, que pensamos en una idea, y por algún motivo no funciona o nos va mal. Téngalo por seguro que estos últimos casos son la mayoría.

Para aumentar las posibilidades de éxito de una innovación, es preciso que el innovador (o el creativo de la idea), le dedique tiempo importante a analizar su propuesta antes de implementarla. Este tiempo es el mejor invertido de todo el proyecto, ya que es altamente rentable, puesto que no es necesario realizar desembolsos, solamente requiere su cerebro y un computador.

Actualmente existen metodologías de simulación que permiten analizar el impacto de una innovación antes de su implementación. Sin embargo, por desconocimiento, las empresas rara vez recurren a este tipo de herramientas, por otro lado, son pocos los profesionales en el campo de la administración de empresas que poseen el conocimiento técnico para efectuar dichos análisis.

Todos hemos escuchado del concepto de sistémico expuesto por autores como Ludwig von Bertalanffy (Teoría General de Sistemas), Edgar Morin (Pensamiento Complejo y Transdisciplinariedad), Peter Checkland (Metodología Sistémica), Peter Senge (La Quinta Disciplina), sin embargo aun existe un abismo entre la teoría y la aplicabilidad de métodos como el de System Dynamics de Jay forrester para la resolución de problemas empresariales.

Particularmente en Chile, existen falencias en la utilización de herramientas que les permitan a los innovadores generar un proceso continuo de innovación. Gran parte de la innovación en nuestro país se basa en la adaptación de innovaciones a la realidad chilena, y la generación de conocimiento, es un campo sin explorar por lo que resulta atractivo para la nueva generación de investigadores.

G.A.LL.