Tags

, ,

DespliegueLos Modelos de Negocios (MdN) se han transformado en un mecanismo clave y necesario al momento de analizar el funcionamiento de una organización.

El análisis de los MdN ha permitido comparar diferentes organizaciones para  poder identificar las Ventajas Competitivas y las diferencias entre las organizaciones en dimensiones específicas.

El MdN es el elemento que une la Formulación de la Estrategia con la Implementación. Por tanto, es fundamental su definición para una correcta ejecución de las acciones necesarias, que se requieren para el cumplimiento de los objetivos estratégicos.

Cuando Michael Porter propuso el concepto de Cadena de Valor (CV) estaba hablando de un MdN, y lo que buscaba era una herramienta que permitiera comparar organizaciones, para identificar en que componente específico, una empresa tenía una ventaja competitiva respecto a otra.

Junto a esto, entendiendo que las organizaciones interactúan con su entorno, Porter propuso el concepto de Red de Valor, la cual establece que la CV de la organización es parte de una CV mayor que incorpora a los Proveedores, Canales y Clientes (CV extendida hacia atrás y hacia adelante).

La investigación en la materia ha hecho que muchos autores propongan sus modelos para analizar los “modelos de negocios”, tales como: Magretta; Amit y Zott; Chesbrough y Rosembloom; Linder y Cantrell; Osterwalder, Pigneu y Tucci.

Estos modelos son representaciones visuales que tratan de representar la forma en que las organizaciones se estructuran y funcionan.

Tal como lo afirma Joan Ricart, un modelo de negocios consiste en un conjunto de elecciones hechas por la empresa y el conjunto de consecuencias que se derivan de dichas elecciones. Una manera de representar modelos de negocios como elecciones y consecuencias es lo denominado diagramas causales.

Posteriormente, una manera de evaluar la efectividad de un modelo es analizar si está alineado con los objetivos estratégicos de la organización.

Existen numerosas propuestas de estructuras de diversos autores para analizar los MdN, donde cada autor propone el mejor método para representar el funcionamiento de una organización.

Es por ello, que resulta más atractivo identificar los elementos que son necesarios de considerar al momento de diseñar una estructura de análisis de MdN, en vez de limitarse a una propuesta específica (modelo) planteada por un autor. La definición de un modelo de negocios debe cumplir lo siguiente:

La definición de un modelo de negocios debe cumplir

La Investigación como punto de partida en la Estrategia

Considerando estas dimensiones, la investigación se transforma en un elemento fundamental para identificar y definir cada uno de estos seis requisitos al momento de analizar una organización y su modelo de negocios.

El proceso de investigación es el eje central en el campo de la Estrategia de Negocio, que nos permitirá identificar los factores fundamentales del éxito y fracaso en las empresas. También nos permite proponer las mejores estrategias y características que los modelos de negocios deben tener para entregar una Propuesta de Valor diferenciada, que nos posicionará como los preferidos por los clientes y por sobre la competencia existente.

La investigación nos permitirá identificar cuáles son los Factores Críticos de Éxito (FCE) para que una empresa pueda cumplir sus objetivos maximizando su probabilidad de éxito.

Junto con esto, la investigación le permite a las Universidades, Centros de Estudios e Investigadores aportar al entorno nuevo conocimiento para la toma de decisiones en las organizaciones.

Empresas, emprendedores e innovadores pueden hacer uso de este nuevo conocimiento y mejorar sus propuestas, sin asumir el costo del fracaso o del tiempo y esfuerzo que demanda el conocer nuevas experiencias, analizarlas e interiorizar este nuevo conocimiento en sus organizaciones.

El campo de la Estrategia como parte de las ciencias sociales, es sin duda, uno de los más atractivos en mundo del management, pero también, es uno de los más complejos de analizar, ya que en general se dispone de información de resultados, pero no siempre de los mecanismos que produjeron esos resultados. Es decir, se analizan los resultados de las acciones de las empresas pero no siempre se dispone de información interna para entender en profundidad las acciones específicas que efectúan las empresas para lograr esos resultados.

Gran parte de la investigación en el campo de la Estrategia se basa en analizar información de fuentes primarias pero con acceso limitado. Miramos a las empresas desde afuera, tratando de mirar por la ventana, pero con un grueso cortinaje, que nos impide tener una idea clara de lo que sucede dentro, por lo que suponemos lo que sucede en su interior, en base a lo que vemos que sale por sus puertas, son pequeñas cajas negras.

Respecto a los tipos de investigación, existen dos tipos, investigación primaria y secundaria. En el campo de la estrategia es posible realizar investigaciones de los dos tipos dependiendo de las preguntas que buscamos responder y de los recursos con los cuales se cuente (tiempo, personal, financieros, etc.).

Cuando se analiza el éxito o fracaso de una empresa para identificar los factores o elementos claves de ese resultado, estamos hablando de un análisis del modelo de negocios.

Estas investigaciones son generalmente de tipo Primaria, debido a que tratamos de responder la pregunta de investigación (¿cuáles son las razones de su éxito o fracaso?) en base a la información de resultados que logramos recabar en el entorno.

Una vez que logramos identificar los factores para responder nuestra pregunta de investigación, y tenemos claridad de donde se ubica exactamente el elemento que nos permite afirmar cuál es la razón del éxito o fracaso de una organización, surge una segunda pregunta. Y esta es, que dado los factores identificados, ahora se requiere saber, cuáles son las causas (orígenes) de que estos factores se comportaran de la forma en que lo hicieron.

Para responder esta pregunta, normalmente necesitaríamos acceso a información interna para poder entender en que proceso, subproceso, actividad o tareas se ubican las razones de fondo que finalmente se reflejaron en los factores más generales que se lograron identificar para responder  la pregunta de ¿cuáles son las razones de su éxito o fracaso?.

El acceso a la información interna para identificar las causales es mucho más difícil, y de manera pública, los investigadores normalmente están limitados.

En esta etapa se vuelve relevante la investigación de tipo Secundaria, donde  el investigador se basa en estudios previos para aproximarse a una respuesta que nos ayude a entender las razones de fondo de lo que sucedió al interior de una organización. Estos estudios previos ayudan a complementar la información primaria con que se cuenta de la empresa y con todo ello, se obtiene una hipótesis de las razones de fondo que causaron los resultados que son visibles para todo el mundo.

 G.A.Llorens