Tags

, ,

sistemabMuchos empresarios tradicionales ven a estos emprendedores como hippies, idealistas que no saben que el mercado tiene reglas duras y que compiten en una especie de jungla

Por PhD Georgy Llorens

Todos hemos escuchado que el mundo ha cambiado y que los emprendedores de hoy no sólo buscan su beneficio personal, sino que buscan ayudar a la sociedad, y de paso, poder vivir con su emprendimiento.

Lo bueno de este tipo de emprendedores es que tiene un mind set diferente a los clásicos empresarios, ellos buscan generar valor compartido a diversos grupos de interés, no solo al cliente que compra sus productos, o a los inversionistas que financiaron su proyecto, también buscan beneficiar a la comunidad, los proveedores, colaboradores y el medio ambiente.

Muchos empresarios tradicionales ven a estos emprendedores como hippies, idealistas que no saben que el mercado tiene reglas duras y que compiten en una especie de jungla, donde el grande se come al chico, y lo relevante es ganarles a los competidores sin importar lo que le pasa al entorno (ambiental, social, etcétera).

Afortunadamente estos hippies son cada vez más y han logrado impulsar movimientos que están transformando los mercados actuales. Movimientos de las economías colaborativas, la economía circular, el valor compartido o economía del bien común están ganando cada vez más adeptos.

La diferenciación a través de estos movimientos es relevante al momento de competir hoy, dado que los clientes son cada vez más conscientes de estos temas y están dispuestos a privilegiar a las organizaciones que se suman a estos movimientos.

Cuáles son las Empresas B

Históricamente cualquier emprendedor que quería generar un beneficio al entorno creaba una fundación y con ella se dedicaba a prestar sus servicios. La debilidad de este modelo de negocios es que no son sustentables en el tiempo y requieren de aportes o donaciones para subsistir.

Existía la dicotomía de que si un emprendedor quería generar un beneficio social debía crear una fundación y si quería generar un beneficio económico para los dueños debían crear una sociedad con fines de lucro.

Afortunadamente en el año 2000, en Estados Unidos, se dio inicio a un nuevo movimiento que llegó para quedarse: las denominadas Empresas B o B Corporations en inglés. Este tipo de empresas son aquellas que buscan generar un triple beneficio: para la comunidad, los trabajadores y el medio ambiente.

Este tipo de empresas son organizaciones con fines de lucro, pero buscan generar un impacto en la sociedad y en el medio ambiente. Su fortaleza es que no dependen de los aportes voluntarios de donantes, sino que tratan de ser sostenibles por sí mismas con su modelo de negocios.

¿Por qué transformarse en una empresa B?

Los beneficios son variados, pero el principal es que son empresas con propósito de generar valor compartido para la sociedad y son reconocidas y preferidas por los clientes. Hoy los clientes privilegian a las organizaciones que son transparentes, que tienen buenas prácticas, que benefician a la sociedad y que además le ofrecen buenos productos o servicios.

Hoy son más de 2,000 empresas B en el mundo. Sumarse a este movimiento es muy sencillo, el primer paso es efectuar una autoevaluación gratuita para conocer las brechas y así poner foco en los temas a mejorar en tu empresa.

En México ya existen empresas B y han sido los pioneros en impulsar este movimiento. Empresas como: Cirklo, Donadora, Echale a tu casa y Finae, entre otras, decidieron transformarse en empresas B y asumieron el compromiso de generar valor a la sociedad y al medio ambiente.

El Desafío

Cada día se suman más empresas en el mundo a este movimiento. El desafío que enfrentan hoy es sumar a grandes organizaciones que compartan esta visión y quieran generar un beneficio a la sociedad. Las grandes empresas tienen la ventaja de tener mayor escala, por lo que el impacto al entorno puede ser mucho mayor. El 2015, Natura fue la primera compañía de capital abierto en sumarse a este movimiento.

Sistema B, que es la organización para Latinoamérica, está trabajando intensamente para sumar nuevas empresas, especialmente a grandes organizaciones que estén dispuestas a transformar su modelo de negocio y generar un negocio de impacto que beneficie a varios grupos de interés.

Transformarse en empresa B es un atributo relevante de la propuesta de valor para competir en los mercados complejos. En la medida que quienes toman las decisiones tienen la visión de ésta nueva economía, se hace mucho más fácil el proceso para transformarse en B.

Publicado en Entrepreneur.